escopetina.

 
Status związku: w związku
Szukam: rozrywki
Znak zodiaku: Skorpion
Urodziny: 1989-11-17
Rejestracja: 2019-07-18
Las palabras bonitas no se las lleva el viento." 웃유 18 meses y para adelante ❤
Punkty118więcej
Następny poziom: 
Ilość potrzebnych punktów: 82

De tanto perder aprendí a ganar...

"De tanto perder aprendí a ganar; de tanto llorar se me dibujó la sonrisa que tengo. Conozco tanto el piso que solo miro el cielo. Toqué tantas veces fondo que, cada vez que bajo, ya sé que mañana subiré.  Me asombró tanto como es el ser humano, que aprendí a ser yo mismo. Tuve que sentir la soledad para aprender a estar conmigo mismo y saber que soy buena compañía. Intenté ayudar tantas veces a los demás, que aprendí a que me pidieran ayuda. Trate siempre que todo fuese perfecto y comprendí que realmente todo es tan imperfecto como debe ser (incluyéndome).

Hago solo lo que debo, de la mejor forma que puedo y los demás que hagan lo que quieran. Vi tantos perros correr sin sentido, que aprendí a ser tortuga y apreciar el recorrido. Aprendí que en esta vida nada es seguro, solo la muerte... por eso disfruto el momento y lo que tengo. Aprendí que nadie me pertenece, y aprendí que estarán conmigo el tiempo que quieran y deban estar, y quien realmente está interesado en mi me lo hará saber a cada momento  y contra lo que sea.  Que la verdadera amistad si existe, pero no es fácil encontrarla. Que quien te ama te lo demostrará siempre sin necesidad de que se lo pidas. Que ser fiel no es una obligación sino un verdadero placer cuando el amor es el dueño de ti. Eso es vivir... La vida es bella con su ir y venir, con sus sabores y sin sabores...

Aprendí  a vivir y disfrutar cada detalle, aprendí de los errores pero no vivo pensando en ellos, pues siempre suelen ser un recuerdo amargo que te impide seguir adelante, pues hay errores irremediables.  Las heridas fuertes nunca se borran de tu corazón pero siempre hay alguien realmente dispuesto a sanarlas. Disfruta de la mano que te tiendan, todo mejora siempre. Y no te esfuerces demasiado que las mejores cosas de la vida suceden cuando menos te las esperas. No las busques, ellas te buscan. LO MEJOR ESTÁ POR VENIR."


                                                                                            JORGE LUIS BORGES.



https://youtu.be/l2FiJLFI47M

Historias de barra...

Un cubata y unas patatas más allá empezaba algo distinto,
algo que no iba a terminar en una noche
de sábanas deshechas y defectos ocultos.

Unos pelos de punta a primera risa.
Un hormigueo a la velocidad de la luz.
De abajo arriba. Con un frenazo brusco en la
garganta, hechizando los mofletes que, desde ese
momento, deciden tener vida propia y la misma
fuerza de gravedad que en la luna.

Y te mira y te dice exactamente eso que no te
esperas, y entonces tú le dices exactamente eso
que no dirían en las películas. Los coloretes te
delatan mientras te preguntas cómo lo hará la
gente para pensar antes de hablar.

Una cerveza y media más tarde ya no hay distancia
de seguridad. Cualquier excusa es buena para
tocarse y, si no, el aforo limitado del local en
forma de destino (el único en el que creo), se
encarga de que todas y cada una de las partes que
se pueden estar tocando, lo hagan. Aún así, seguís
hablando como si nadie se diese cuenta de que
las ganas de separarse han pasado de pocas a ninguna.

Son las mismas que hacen que sólo os escuchéis
si os habláis a centímetros. Él rozando tu oreja
de vez en cuando, siguiendo el balanceo del bar;
y tú, ladeando la cabeza, como si fueras el
cancerbero encargado de que entre su cuello y
tu boca no quepa nada más.

Pero entonces las ganas ya no tienen ganas. De contenerse.
Y hay un cambio en ruta. Y su boca pasa tan
cerca de tu mejilla que hace cosquillas.
Sí, en la cara también.

No hay distancia más larga que el camino que hay
entre un susurro y un primer beso.

Síndrome de las Mejillas Eternas, lo llaman.

De repente todos tus niveles sensitivos se
concentran en la boca. Tu labio inferior siempre
se lleva la mejor parte.

Las dudas en la mirada de después se despejan
con los primeros brillos y un gancho directo en
el estómago.

Un chupito para celebrarlo,
es hora de cambiar de escenario.


                                                                          PATRICIA BENITO.


https://youtu.be/6THHrPyZQuQ

ME AMO POR ATREVIDA.

Me amo por atrevida.
Más de la mitad de las cosas que tengo las busqué pateando tableros. Obviando prejuicios y omitiendo permisos.
Soy quien soy, a pesar de mi pesar.
Nací así, vivo así y voy a morir así.
No hay una sola cägada que no sea mía. Todas las generé yo. Sí, todas.
Cualquiera que tuvo el "tupé" de arruinarme un rato la vida, lo hizo bajo mi consentimiento.
Yo permití gente en mi agenda que me dolía hasta en las muelas. No hubo colados. A todos los invité yo.
Me tiré de cabeza en un cuento perfecto de hadas y me reventé la cara contra el piso. Todavía me duele la boca. Pero no me tiró nadie. Fui yo.
Me fuí de todos los lugares posibles, donde ya no me sentía parte del paisaje. Y me agarré estoicamente el coletazo de una soledad que me ardió dentro de las venas, pero me fuí igual.
Hice lo que sentí en el pecho, todas las veces del mundo. Casi todas terminaron mal. Pero nunca tuve la duda de saber si estaba haciendo lo correcto. Lo sentí y punto.
Me dolieron las tripas de hambre de amor y de miradas que no me miraron. Pero en todas hice mi parte. No tengo deudas conmigo. Si algo no sucedió, no fué por mí.
Tengo la cabeza de decorado. Y lo celebro."


                                                                          Lorena Pronsky.


https://youtu.be/80zIEUMwcmY

¡PRINCIPIOS!

Todo el mundo
debería inventarse un final perfecto.
No por lo de perfecto,
sino porque tener un final
nos lleva siempre a un principio.
Y la vida debería estar siempre llena de principios
de esos que no hay que perder
y de esos que no hay que perderse.
Hay veces que hay que pararse a respirar.

Y mirar,
despacio.

Esto sí, aquí no,
esta persona por supuesto,
esta otra ni un momento.

Crear un puzzle nuevo
con las piezas imprescindibles
y los huecos rellenables.

Todo el mundo debería inventarse un final.
Perfecto.

Para vaciarse
es suficiente con una página en blanco.
Todos necesitamos un sitio donde poder soltar.

No importan los borrones,
hasta los borrones sirven.
Mejor tachado que arañado por dentro.

Y nunca nos fue mal
poner un poco de orden.
¿Qué me decís?
¿Empezamos cuento nuevo?

                                   Érase una vez...  


                                                                                           PATRICIA BENITO.



https://youtu.be/c-MU_5VkjtE



                                                                                                         


                                                                                      

La gran batalla del mundo.

Cada vez que una madre acaricia a su hijo.
Cada vez que una persona devuelve el cambio de más que el tendero le dio por error.
En cada llamada a alguien que de verdad lo necesita.
En las manos de un enfermo que gasta los mejores años de su vida cuidando a otros que tuvieron menos suerte.
Cada vez que respiras un segundo tras un ataque frontal y no devuelves los misiles.
Cada vez que dimite, avergonzado, un ministro por coherencia ante un error inasumible.
Cada vez que una señora es ayudada a cruzar la calle.
En la noticia en que se dona la patente de una vacuna milagrosa que salvará de la muerte a África.
En el hombre que se despierta deseando el bien en todas partes.
En la cabeza de quien respeta a quien camina por la otra orilla de la política, en las antípodas de su ideología.
En el "clic" del donante anónimo en la web de la ONG que confirma veinte euros al mes.

Cada vez que eso sucede, en todos estos lugares la luz está arrinconando a la oscuridad.
Conviene acordarse de esto de vez en cuando, porque a menudo pensamos que la vida es solamente lo otro, la ausencia absoluta de belleza, el egoísmo, el agravio y la condena.


                                                                                             MARWAN



https://youtu.be/YOtEf23xYAI